Reciclaje y hágalo usted mismo

Estos días hemos tratado de adentrarnos en el mundo de las manualidades, al reciclaje y al “hágalo usted mismo”. La realidad es que no ha sido nada sencillo, pero si nos ha dado una satisfacción el saber que no dependemos de otros para realizar nuestros muebles y lo mejor, como amantes de la naturaleza, es que hemos reciclado muchas cosas que teníamos y que ya no usábamos.

Una mesa con ruedas por ejemplo para poder realizar mis trabajos de manualidades y donde el arte se crea, empleando un panel de un anaquel de acero que ya no usábamos y le colocamos unas patas con madera y, finalmente el toque extra que le dimos fue agregar ruedas.

Cortinas realizadas con tela tafeta y listón. Las uniones se realizaron utilizando silicón para telas.
Cortinas realizadas con tela tafeta y listón. Las uniones se realizaron utilizando silicón para telas.

Ahora bien, ¿está de moda el reciclaje y el “hágalo usted mismo”? La realidad es que el reciclaje no es una moda nueva, es una tendencia que viene del año 2000 cuando los políticos, empujados por diferentes ambientalistas y grupos de presión, colocaron en las mesas de negociaciones el tema de “desarrollo sustentable”.

Mesa de trabajo realizada con un anaquel de acero y restos de un polín de madera. Se añadieron cuatro ruedas de un vieja silla secretarial.
Mesa de trabajo realizada con un anaquel de acero y restos de un polín de madera. Se añadieron cuatro ruedas de un vieja silla secretarial.

Después de décadas de tomar ventaja de la naturaleza, las sociedades se dieron cuenta de que el consumo desmedido podría ocasionar severos problemas a la humanidad, por ello es que la reforestación, el reciclaje, la protección a los animales y al medio ambiente ahora tienen tanto impacto en cada uno de nosotros.

Por otra parte, la tendencia de “hágalo usted mismo” tiene que ver con la cultura económica que poco a poco muchos de nosotros hemos ido adquiriendo y que también datan de la agenda del mileno, sin embargo, la mejora en la distribución de la riqueza es una necesidad que tiene siglos de haberse iniciado y que, desgraciadamente pareciera que no se ha encontrado la manera de satisfacer. Un ejemplo del cuidado del medio ambiente y de las finanzas personales tiene que ver con el uso de los focos ahorradores.

La realidad es que tanto el reciclaje como el hacer las cosas nosotros mismos es bastante económico y cuida mucho el dinero que tenemos, sin embargo, para personas ocupadas no es viable. Dentro de los puntos negativos que tenemos se encuentran:

Ahorrar electricidad  es muy sencillo con éste tipo de iluminación, simplemente cambiando los viejos focos por focos ahorradores, los cuales producen más luz con menor cantidad de watts.
Ahorrar electricidad es muy sencillo con éste tipo de iluminación, simplemente cambiando los viejos focos por focos ahorradores, los cuales producen más luz con menor cantidad de watts.
  • La compra de materiales. La mayoría desconocemos como se llaman las piezas que necesitamos, se necesita ir poco a poco para poder conocer las herramientas y pedirlas correctamente en las tiendas especializadas.
  • El tiempo que tardamos en desarrollar el proyecto.
  • La inventiva para visualizar cómo y de qué manera reciclaremos nuestros diferentes materiales.
  • Si tenemos mascotas y no están acostumbradas al ruido, se pueden estresar.
  • Algunas heridas leves como machucones, torceduras, ligamentos inflamados, etc.

Dentro de las ventajas tenemos:

  • Ahorramos dinero.
  • Desarrollamos la creatividad de la que somos capaces.
  • Podemos emplear materiales amigables con el medio ambiente.
  • Se desarrolla una mayor convivencia familiar si el proyecto es en familia.
  • Le podemos dar uso a piezas con valor sentimental.

Ustedes ¿Se atreven a reciclar y a hacer las cosas con sus propias manos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.