Restauración de Vocho

En ésta ocasión quiero compartir con todos ustedes sobre la experiencia de restaurar un automóvil. Yo siempre he sido fiel seguidora de los llamados vochos, tal vez porque cuando era pequeña mi tío nos trasladaba en esos hermosos autos pequeños, con forma de escarabajo. En aquel entonces (hablo de 1989) era una experiencia sin igual, no había tantos automóviles circulando por la ciudad.

Con el tiempo me enamoré más de ese pequeño carro modelo 71 sin embargo, la desgracia estaba por ocurrir. El dueño del auto prestó ese carro a un pariente para salir en familia por la noche y, la desgracia fue que se robaron el vochito de mi tío. Tras unos cuantos meses de buscarlo, recuperamos el coche, pero en muy malas condiciones, afortunadamente el motor y la carrocería estaban completos.

Hablamos de 1994 más o menos y en el año 2015, finalmente logramos restaurar el pequeño vocho, el proceso de restauración ha sido muy alejado de lo fácil, por lo que no lo recomiendo para cualquiera que no tenga paciencia, tiempo ni esté preparado para imprevistos.

El primer paso para la restauración fue encontrar alguien que pudiese apoyarnos con la hojalatería, la pintura y la tapicería; el segundo paso fue buscar un mecánico y eléctrico que nos apoyara con las partes mecánicas.

Pareciera que fue un proceso sencillo, sin embargo, conseguir las piezas originales a buen precio no lo fue, el volante (reconstruido) fue de las piezas más costosas que tuvimos que adquirir, el espejo, las manijas, las molduras, las llantas nuevas, etc.

Hoy puedo decir que el proceso de restauración del vocho aún no está terminado, pero cada día nos acercamos más a las mejoras que deseamos realizar y pronto, esperamos pueda ser considerado un automóvil clásico. Es una experiencia que es bastante intensa a nivel económico también, por lo que recomiendo este proceso solo para aquellas personas que tengan un determinado nivel de aventura, experiencias extremas y paciencia (de la cual yo carezco).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al día de hoy el Volkswagen se encuentra en un 98% de restauración, incluyendo motor, partes eléctricas, carrocería y accesorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.