Asesinato en el Expreso de Oriente ¿a la altura de su predecesora?

No es fácil hablar últimamente de remakes cinematográficos, no porque no existan, de hecho, hay más de los que debería, pero lo complicado surge porque no todas las obras cubren las expectativas de ser vueltas a representar después del éxito de las películas de las que tomaron el nombre. Siendo sincero, no esperaría mucho de una obra que se rehace, no porque no sea buena, sino porque no bastaría con ser igual de buena que su predecesora, sino que tiene que superarla, tiene que volverse tan impresionante que logre evitar las comparativas con el pasado y llegar más allá de las expectativas del público y de la crítica.

En el caso de la recientemente estrenada “Asesinato en el Expreso de Oriente” (Murder in the Orient Express), debo decir que me ha dejado sentimientos encontrados, en particular porque la primera versión de esta película fue interpretada magistralmente por un reparto de actores de primer nivel, con un guion espléndido y la dirección de Sidney Lumet fue impecable, mientras que las tomas de paisajes, así como de la locomotora se volvían se volvían un auténtico deleite a la pupila. Quizás el mayor de los peros que tuvo esa versión fueron las modificaciones que sufrió la novela de Agatha Christie, los cuales modificaron algunas partes no esenciales de la historia, (como el desenlace y los nombres de algunos personajes), pero si quitaban la sensación de que fuera la misma novela de 1934.

Lee la reseña completa en Revista Kue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.