Progreso de Obregón, el municipio del Valle del Mezquital que recuerdo

Información obtenida de la página oficial del municipio de Progreso de Obregón, en el Estado de Hidalgo. Con fotografías de Roberto G. Contreras, obtenidas el 12 de enero del 2013.

Desde hace algunas semanas, el municipio de Progreso de Obregón en el Estado de Hidalgo se ha vuelto, tristemente, célebre. Los motivos no los tocaré en este breve artículo, porque de lo que quiero contarles es de aquel hermoso lugar que conocí de niño y del cual proviene gran parte de mi familia materna.

Fuente y asta bandera dentro del centro de Progreso de Obregón, Hidalgo.
Fuente y asta bandera dentro del centro de Progreso de Obregón, Hidalgo.

Geografía de Progreso

Progreso de Obregón es un pequeño municipio de apenas 91 kilómetros cuadrados, enclavado en la región conocida como “El Valle del Mezquital”, término generado por ser formado por distintas zonas de valle (aunque también cuenta con distintas zonas montañosas) en donde abundan las especies botánicas conocidas como “mezquites”, un tipo de plantas leguminosas del género Propsopis, que son fáciles de distinguir en el terreno principalmente árido de la región.

Debido a su geografía, la economía de la región siempre ha sido precaria, aunque eso no ha detenido nunca a sus distintos pobladores, los cuales siempre han mantenido un ambiente altamente festivo, donde Progreso de Obregón, o simplemente Progreso como la mayoría lo conoce, no ha sido la excepción.

Retablo con el sagrario dentro de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Progreso de Obregón, Hidalgo.
Retablo con el sagrario dentro de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Progreso de Obregón, Hidalgo.

Historia de Progreso

En el origen del pueblo, al igual que en la mayoría de la región, es posible distinguir la presencia de pueblos otomíes desde la época prehispánica hasta la actualidad, aunque formalmente, de acuerdo con los documentos oficiales de la historia de Progreso, esta inicia con la fundación en 1669, de la Hacienda de San Nicolás Ulapa, territorio que ocupaba además al municipio actual de Mixquiahuala, siendo su propietario Don Juan de Chavarría Valera.

Vista lateral y cúpula principal de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Progreso de Obregón, Hidalgo.
Vista lateral y cúpula principal de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Progreso de Obregón, Hidalgo.

Casi dos siglos después, en parte del sitio que fuera ocupado por la hacienda de San Nicolás Ulapa (posteriormente ampliada y conocida como Hacienda de San Juan Diego de los Pozos), comienzan a ser ocupados dos asentamientos, uno conocido como “La Salitrera”, justo al lado derecho del río Tula, y el área del altiplano, siendo este último finalmente ocupado por los habitantes de La Salitrera, con la finalidad de evitar los daños ocasionados por los desbordamientos del río. Este nuevo asentamiento formó una especie de “barrio”, el cual creció rápidamente en población, aunque sin tener nombre aún.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, la región conocida como Ixmiquilpan (actualmente uno de los municipios vecinos de Progreso), pertenecía al Estado de México y, después del periodo de la invasión francesa, el presidente Benito Juárez, expropió los terrenos de la Hacienda de San Diego de los Pozos, generando un reparto de tierras para que los pobladores comenzaran la construcción de sus casas con la intención de permanecer en el lugar.

Progreso y la fundación del Estado de Hidalgo

En el año de 1869 se funda el Estado de Hidalgo por decreto presidencial de Benito Juárez y ese mismo año se le considera como municipio a Mixquiahuala (actual municipio vecino de Progreso, pero del cual formaba parte en este momento de la historia). Justamente en este año surge el primero de los nombres de relevancia para Progreso, el del coronel Pascacio Alamilla Estrada, quien compra los terrenos de Xochitlán (el área del altiplano) y quien se encargaría de ocupar distintos cargos públicos, entre ellos el de presidente municipal y alcalde de Mixquiahuala, además de ser quien creara un Mesón de paso para arrieros, colocado justo frente al terreno de la actual escuela primaria Justo Sierra.

Escuela primaria Justo Sierra, construida entre los años 1928 y 1930 en Progreso de Obregón, Hidalgo.
Escuela primaria Justo Sierra, construida entre los años 1928 y 1930 en Progreso de Obregón, Hidalgo.

Otro de los apellidos relevantes de la historia de Progreso es el de Cervantes, esto debido a un comerciante que cada 8 días llegaba a colocar un puesto de barbacoa, al cual poco a poco se le fueron sumando otros comerciantes para vender distintos alimentos a todos aquellos que transitaran entre la Sierra de Jacala, Zimapán, Ixmiquilpan, Mixquiahuala, Tlahuelilpan, Teocalco, Tula, Tlaxcoapan y otros lugares de la región, siendo así conocido este lugar con el nombre de “La Venta”, territorio que el año 1914, y a petición de los vecinos y autoridades locales, se le cambia el nombre por el de “Ranchería El Progreso”.

Formación de Progreso como Municipio del Estado de Hidalgo

Altar y retablo principal dentro de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Progreso de Obregón, Hidalgo.
Altar y retablo principal dentro de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Progreso de Obregón, Hidalgo.

Sin embargo, tuvieron que pasar 15 años más para que el día 6 de febrero de 1929, el Gobernador del Estado de Hidalgo, el coronel Matías Rodríguez, brinda la categoría política de Pueblo a la Ranchería “El Progreso” y designándolo a partir de ahí con el nombre de “Progreso de Álvaro Obregón”, nombre del presidente que lleva al pueblo la terminal de ferrocarril que hasta la fecha sigue existiendo.

A pesar de lo anterior, no es sino hasta el 8 de enero de 1970 que Progreso se independiza del municipio de Mixquiahuala, siendo esto gestionado por el Gobernador Manuel Sánchez Vite, quien le otorga su autonomía municipal y lo declara municipio de Progreso de Obregón, convirtiéndose en el municipio número 84 del Estado de Hidalgo.

Arquitectura en Progreso

Palacio municipal, antiguamente edificio de obras públicas en Progreso de Obregón, Hidalgo.
Palacio municipal, antiguamente edificio de obras públicas en Progreso de Obregón, Hidalgo.

Si bien la historia de Progreso se puede considerar reciente, no por ello deja de tener un patrimonio arquitectónico importante, como lo es la escuela primaria Justo Sierra, misma que comenzó su construcción en el año 1928 y fue terminada en el año de 1930, logrando iniciar labores ese mismo año, teniendo como director al Profesor J. Manuel Labastida. El edificio aún conserva el mismo estilo de su construcción original y da una excelente idea de cómo era la vida rural en la primera mitad del siglo XX en la mayoría de los pueblos de México.

Otro ejemplo arquitectónico es el del edificio de obras públicas y el palacio municipal, los cuales conservan el mismo diseño y estilo que la escuela primaria. Estos edificios fueron construidos en dos periodos debido a la crisis económica generada por la Segunda Guerra Mundial, iniciando con la colocación de la primera piedra el 6 de febrero de 1938 y terminando con la inauguración hasta el día 31 de diciembre de 1945.

Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Progreso de Obregón
Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Progreso de Obregón

Por último, la iglesia en Progreso, nombrada en un principio en honor de San Antonio de Padua y siendo posteriormente dedicada al Sagrado Corazón de Jesús. Esta construcción estuvo a cargo del ingeniero Enrique Furlong y del maestro de obra, el señor Miguel Cruz. Su construcción tomó casi 5 años, comenzando el 26 de diciembre de 1940 con la colocación de la primera piedra en los terrenos donados por Don Teodomiro Pérez López y la Señora Nicolasa Estrada Álvarez de Pérez.

Candelabro de cristal dentro de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Progreso de Obregón, Hidalgo.
Candelabro de cristal dentro de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en Progreso de Obregón, Hidalgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.